Alimentación por calandra

BUSS tiene más de 50 años de experiencia en la alimentación de calandrias. La tecnología de compuestos de calandrado de BUSS ofrece enormes ventajas, especialmente en la preparación de PVC para la producción de películas y planchas en una amplia gama de anchos y espesores.

Por calandrado se entiende la producción de láminas de plástico como PE, PET o PVC rígido, de goma, metales o papel. El calandrado es un sistema formado por varios rodillos calefactados y pulidos de acero o de fundición colada en coquilla, entre los cuales se hace pasar material fundido, una masa moldeada preplastificada de una amasadora Buss, o bien, otro tipo de materiales. Allí el material es finalmente homogenizado y plastificado, y se define su espesor. Después del calandrado, el producto es solidificado sobre rodillos refrigeradores. Hay que diferenciar entre el calandrado por plastificación para láminas en bruto y el calandrado por recubrimiento, como por ejemplo, para recubrir tejidos (cintas transportadoras). En el calandrado también es posible estampar, alisar, compactar y satinar. También se puede solidificar el vellón de polímeros para formar un textil no tejido. La denominación de la estructura de la calandra (forma de L-, F-, I- y Z) depende del orden de los rodillos.

Aplicaciones típicas

Las láminas en bruto de PVC rígido cuentan con un amplio campo de aplicaciones, entre las que cabe mencionar: láminas duras para el embalaje de equipos médicos que permiten diversos procedimientos de esterilización, de barrera y de precintado, tarjetas bancarias, tarjetas de llave y de identificación, láminas para muebles con funciones decorativas y de protección, así como aplicaciones de etiquetas y carteles impresos.

Las láminas en bruto de PVC flexible son utilizadas también en una gran cantidad de aplicaciones: un destacado ejemplo son las láminas flexibles para bolsas de sangre y para transfusión usadas en la medicina. Gracias a su excelente resistencia a los químicos se fabrican también trajes protectores a partir de láminas de PVC flexible calandrado. En el sector de la construcción se realizan aislamientos con estas láminas que son resistentes a condiciones extremas. También se utilizan en revestimientos para suelos de todo tipo, de una capa y de doble capa, estampados, sellados, etc.

Requisitos de compuestos para el calandrado

La preparación de masas de calandra consiste en un clásico procedimiento directo. Las materias primas de las fórmulas se procesan en calor para obtener un producto semiacabado o acabado. Los pasos son los siguientes: los componentes son pesados y premezclados en la fase sólida. La mezcla de polvo, y en muchos casos también material reciclado, como por ejemplo bordes, son dosificados en la amasadora Buss y preparados en la fase de plastificación. A la salida de la amasadora Buss, el material fundido es suministrado a la calandra directamente como pieza entera o cortado en trozos.

La amasadora Buss tiene la función de suministrar el material plastificado a la calandra en todo el rango de caudal con un constante, bien definido y estrecho margen de temperatura y con la viscosidad correspondiente. El rango de caudal es generalmente de 1:3 a 1:5, y puede llegar a 1:7. La necesidad de efectuar rápidos cambios de producto o la desgasificación del material volátil representan otras de las exigencias de este proceso. Las amasadoras Buss solucionan perfectamente estas complejas tareas gracias al nivel de velocidades de cizallamiento regulable y su estrecha distribución sin puntas de cizalla. La robusta ventana operativa permite trabajar con una amplia gama de formulaciones con una sola geometría de ejes. En caso de cambios de color extremos o cambios a fórmulas transparentes, la fácil apertura de la sección de procesado permite cortos tiempos de paro y máxima disponibilidad.

Componente del proceso para enrollar la lámina en un sistema de alimentación por calandra

El concepto de una sola fase, la robusta construcción y la sofisticada graduación, que no sólo depende de superficies de transmisión de calor, hacen que las amasadoras Buss sean desde hace ya décadas líderes en tecnología. Tanto la concepción modular y ajustable de toda la instalación como la dilata experiencia de Buss en la técnica de procedimientos, de medición y de regulación convierten a este sistema en el número uno para la alimentación de instalaciones de calandra con materiales de PVC rígido.

Diseño típico de una instalación de alimentación por calandra

Diseño típico de una instalación de alimentación por calandra

Ventajas de la tecnología BUSS para aplicaciones de calandrado

  • Ventana de proceso amplia y robusta
    La amasadora BUSS dispone de una ventana de proceso extremadamente amplia que se traduce en un funcionamiento robusto. El cizallamiento controlado y las bajas presiones y temperaturas en la cámara de procesado establecen las condiciones que facilitan el control del procesamiento, con un constante y excelente control de la temperatura a través de los termopares montados en los pernos de amasado, que están envueltos de polímero plastificado.
  • Mezclado distributivo intensivo
    La amasadora BUSS realiza un mezclado distributivo intensivo, gracias a la combinación del movimiento de rotación y de oscilación axial del husillo de mezcla y amasado que producen flujos de elongación, una gran cantidad de superficies de cizallamiento y un mezclado a lo largo de varios canales.
  • Amplia gama de formulaciones con una única configuración de husillo.
    El procesamiento de una amplia gama de formulaciones con una única configuración de husillo puede ser un reto. La tecnología de amasado de BUSS, sin embargo, es conocida por tener estas propiedades específicas, gracias a su longitud de proceso que en la mayoría de los casos es sólo la mitad de larga que en los sistemas comparables, sus velocidades de cizallamiento moderados y adaptables y su gran flexibilidad en el ajuste de la configuración del husillo.
  • Tasas de cizallamiento uniformes y moderadas
    Las tasas de cizallamiento uniformes permiten efectuar en la amasadora un mezclado controlado con bajas temperaturas, introduciendo sólo la energía de cizallamiento necesaria para la tarea que se está realizando. La estrecha distribución de las tasas de cizallamiento, en comparación con sistemas alternativos, garantiza un desarrollo uniforme del cizallamiento para cada una de las partículas. Esto produce un compuesto de alta calidad con un reducido aporte de energía.
  • Desgasificación de componentes volátiles
    Generalmente se eliminan las sustancias volátiles mediante una desgasificación al vacío al final de la sección de proceso o adicionalmente en la unidad de descarga. El gran número de ciclos de mezclado, cizallamientos y volteos de la tecnología de amasado BUSS garantizan la constante renovación de las superficies de los compuestos. De este modo se puede minimizar con máxima eficacia la entrada de aire y de componentes volátiles.

Más información

Descarges

  • COMPEO